Muy cerca de Bezas se encuentran varias zonas con árboles centenarios, seres vivos muy antiguos que nos recuerdan cómo sería el bosque sin intervención humana. La primera zona que os voy a mostrar ya os la enseñé, pero no en invierno, el robledal de la masía de Dornaque cuenta con decenas de grandes árboles trasmochados entre otros más jóvenes y algunos pinos. Este conjunto, unido a una de las nevadas de este invierno creaba una atmósfera casi mágica…

1126
1125
Estos grandes robles quejigos (Quercus faginea), aparte de tener un gran atractivo visual son parte fundamental del ecosistema, al cobijar en sus troncos a aves y pequeños mamíferos

1128
1129Aquí, una foto de la masía junto a la que se situa el robledal. La existencia de esta masía y su finca particular fue esencial para la conservación de estos grandes robles que de otra forma habrían sido talados.

1124
La otra zona que os enseño, por enésima vez, es el sabinar de Saldón, lindante con el robledal, seguramente el mayor tesoro de esta parte de la Sierra de Albarracín

1122
1123
Y el emblema de este sabinar, sin duda, es la sabina Peseto, otro árbol «indultado» por el hombre al haber sido usado para guarecerse de los elementos climáticos por campesinos y ganaderos

1127Saludos

Un comentario »

  1. Este robledal, me recuerda mucho a La Dehesa de Carrascosa. Aunque cuando la visité, era verano y claro, la luz cambia radicalmente.

     Los robledales, tienen ese aire de cuento y fantasía  que tú has captado estupendo 

    Un saludo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s