Encontrar una nueva especie, en lugares tan estudiados como la Sierra de Albarracín, es sumamente dificil, pero en los ultimos tiempos, los botánicos han descubierto en nuestra sierra una especie de roble que no se conocía hasta ahora por estos lares, y no sólo eso, sino que la especie fue descrita hace solo  5 años, se trata de Quercus orocantabrica. Este roble se creía que era un híbrido entre Quercus petraea y Quercus robur, y hasta ahora sólo se había encontrado en zonas de la cordillera Cantábrica. Trasestudiar un gran número de individuos,los investigadores llegaron a la conclusión de que se trataba de una nueva especie de roble. Y unos pocos años después éste fue descubierto en algunos roquedos húmedos de la Sierra de Albarracín…

 

 

Hace unos días, en un curso de botánica realizado en Noguera de Albarracín, los alumnos pudimos observar y tocar algunos de los ejemplares encontrados en la sierra, acompañados por un guía inmejorable, uno de los botánicos que realizó el descubrimiento, Gonzalo Mateo. Gonzalo nos enseñó las diferencias entre este roble y el abundante melojo de nuestros bosques. La pincipal diferencia la podemos encontrar en las hojas, ya que mientras nuestro Quercus pyrenaica las tiene recubiertas de una pelusa blanca para evitar la pérdida de agua, el nuevo roble las tiene desprovistas de estos pelos, ya que está adaptado a vivir en lugares sin restricciones hídricas, es decir, es una reliquia de épocas pasadas en que la sierra era más húmeda que actualmente. Además, la morfología de las hojas también es diferente, siendo en Quercus orocantabrica más estrechas en la zona más próxima al tallo.

En resumen, este hallazgo es otra muestra de la riqueza botánica de la sierra y nos ayuda a comprender un poco mejor cómo sería la vegetación de hace unos miles de años.

Saludos

Anuncios

»

  1. Fer dice:

    No tenía ni idea de la existencia de esta especie. Cuando hice el curso de botánica allá por el año 2001 no debían de haberlo descubierto o no lo tenían claro todavía puesto que no dijeron nada.

    Este hombre, Gonzalo Mateo, es un hombre brillante. Estudia cada palmo de la provincia de Teruel y es sin duda un grandísimo conocedor de estas y otras reliquias botánicas que hay en ella.

    ¿Alguien sabe si el incendio que se produjo en Castelfrío dañó esa preciosa umbría de vegetación con retazos eurosiberianos? Creo recordar que había hasta groselleros.

    Me gusta

  2. Luis Enrique dice:

    ¿Que tal Bezano? enhorabuena por este precioso blog! Una suerte poder contemplar este rarisimo arbolillo en mi iniciacion a la botánica, sobretodo en compañía de tan maravillosas personas, dignas de ser conocidas, como vosotros, y sobretodo con unos expertos conocedores como Gonzalo Mateo y Benito Crespo. Yo ya tengo mi hoja de Quercus Orocantabica bien guardada como recuerdo.

    En efecto FER, hay groselleros, y en una de las salidas del curso pudimos degustar su fruto.

    Un abrazo Jose!

    Me gusta

  3. josebezas dice:

    ¡¡ Hombre, andorrano!!¿cómo va todo? vaya pena lo de los incendios por allí, pero bueno, aún así queda pendiente la visita a la zona que seguro que teneis muchos sitios bonitos para enseñarme. ¿El fruto de los groselleros? jaja, !!si casi arramblas con todas las moras y demás que había por allí!! Gracias por lo que me toca de lo del curso, la verdad es que erais todos grandes personas, hasta los que creíais que erais principiantes y luego sabíais más que los demás, jeje. Bueno, y que espero veros a ti y a Eva alguna vez más por aquí.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s