El atardecer tiene una luz mágica, pero no sólo eso, es uno de los mejores momentos para fotografiar a los animales, unos porque salen de sus “escondrijos” a buscar comida, y otros, como estos licénidos que os enseño, porque, al igual que el sol, se despiden hasta la mañana siguiente, posándose a descansar. Espero que os gusten…

 

Y estas últimas luces del día también son testigos de los que quizás sean los últimos pastores que cuidan sus rebaños en viejas masías, abocadas al abandono, esperemos que esta forma de vida sea capaz de aguantar el empuje de la globalización.

 

Saludos

Anuncios

Un comentario »

  1. drakis dice:

    ieeeeee, ayer ví aquí en Ori a la zapateri, ejejejejej lástima de no tener la cámara, en fin, la mejor hora, la mejor luz…..excelentes fotos.

    chau

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s