Hola, tal como os prometí hoy os voy a enseñar un pueblo de la Sierra de Albarracín, al que ya ni siquiera se le puede llamar así, El Cañigral. Éste es uno de esos pueblos fantasmas del Sur de la Sierra de Albarracín, cuyos únicos inquilinos son las ovejas que pasan las noches en las viejas casas a medio derruir. Pero esto no siempre fue así, ya que estuvo habitado hasta el año 1991 por una persona y en 1985 tenía 5 habitantes.

 

La carretera que une la Sierra y la vecina Cuenca pasa por medio del pueblo y es imposible pasar sin quedarte pensando cómo sería la vida aquí hace unos cuantos años. La verdad es que cada vez que paso por allí brota en mi un sentimiento de nostalgia, a pesar de no haber vivido entre esos muros de piedra…

 

 

Pero a pesar de ser tan pequeño, el pueblo contaba con una pequeña escuela, donde hoy sólo queda el olvido…

…y como todo pueblo que se precie, éste también tenía una bonita ermita, muy fotogénica, por cierto…

 

En fin, es una pena que éste y otros pueblos hayan sido condenados a muerte desde hace unos cuantos años, esperemos que otros muchos nunca tengan que ser “mal llamados” pueblos fantasmas…

 

Saludos

Anuncios

»

  1. Caroche dice:

    Excelente reportaje.
    Siento una especial atracción por los pueblos abandonados y siempre he querido vincularme a un esfuerzo comunitario por su recuperación.
    Caroche.

    Me gusta

  2. cachiporras dice:

    Suelo pasar casi todos los años por él. Yo lo he llagado a ver habitado, no sé por cuantoas personas pero habitado. Una de las últimas casa que estuvo habitada, (despues de abandonado tambien vivieron), es una masia que hay en el fondo de la rambla, creo que en su dia hasta tuvo molino de agua, a la entrada del pueblo desde el Toril, el edificio mas moderno de la izquierda, creo que fueron escuelas, y en la ermita tambien pernocto durante un verano por lo menos, un vagabundo que incluso encendia fuego dentro. La cas del fondo de la rambla, esa que parece menos abandonada que el resto, o que por lo menos se habita temporalmente, estuvo por lo mernos ocupada durante dos o tres años por unos artistas bohemios que vendian sus obras. En mis tiempos le hubieran llamado hippies

    Me gusta

  3. Jose Miguel dice:

    Hola Jose. Me a encantado este reportaje, mi abuela iba al colegio de Cañigral. Ya me pasarás un dia alguna de esas fotos y se las revelaré a mi abuela, que le gusta mucho ver estas cosas. De todas formas se lo enseñaré le va a encantar.

    Me gusta

  4. Gabriela dice:

    Increíble, pero en todo el mundo hay pueblos fantasma…¡¡Cuántas historias guardará cada piedra , cada rincón, cada casa abandonada!!… Hoy en día, los jóvenes emigran a la ciudad para educarse, ya no les interesa andar arreando ovejas o haciendo un huerto, y al final parte la familia detrás…Nadie parece darse cuenta que cada pueblito de estos tiene su propia identidad, no como en las ciudades, en que todo lo “viejo” se demuele.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s