Hola a todos. Este año he vuelto a Gallocanta para fotografiar las grullas en su época de cortejo y además por partida doble en apenas una semana. En total más de 500 fotografías guardadas y otras tantas desechadas, mucho frío acumulado y piernas entumecidas, pero sobre todo grandes momentos vividos con las grullas a pocos metros del hide bailando, peleando y cantando.

 

Las condiciones de ambos días eran diferentes, el 1º muy frío y algo nublado, mientras que el 2º fue «cálido» y soleado, lo que provocó que fotografías aparentemente iguales tomadas en días diferentes fueran muy distintas, y es que en la fotografía la luz lo es casi todo…

 

Tras pasar 12 horas metido en el hide con las grullas «trompeteando» a tu alrededor, el curioso canto de estas aves se queda grabado en los oídos durante unas cuantas horas y te van viniendo a la mente la preciosas imágenes que has podido observar…

Pero no todo van a ser grullas cantando y es que durante tantas horas de observación se aprende mucho de estas aves, lo primero que llama la atención es la diferencia entre los adultos y los indivíduos jóvenes, aquí teneis un jovenzuelo del año pasado, como veis, la cabeza carece del bonito colorido de los adultos…

Y algo también curioso es verlos comer, ya que mientras unos comen plácidamente, otros están alerta ante cualquier peligro. Os dejo estas 2 tomas, la 1ª con un invitado a la fiesta y la 2ª pillada infraganti justo antes de tragarse un grano de maiz.

Pero como tantas fotografías hechas dan para mucho, lo dejo por hoy y otro día os enseñaré cómo se comportan estas aves durante este mes de febrero, su época de celo, además de alguna otra sorpresa.

Saludos

»

  1. gabriela dice:

    Hola José, que hermosas son estas aves ! Tan estilizadas, graciosas en su caminar, y es interesante observarlas interactuar… claro que la paciencia que tú tienes…la tienen muy pocas personas ! Obviamente, es la única forma de obtener fotografías tan únicas y espectaculares.
    Te felicito una vez más.

    Me gusta

  2. Gabriela, lo de meterte 12 horas en un zulo para hacer fotos no es paciencia, es locura,jeje. Se agradecen mucho estos comentarios.
    Saludos

    Me gusta

  3. gabriela dice:

    Tienes razòn, es una locura…porque no es sòlo estar ahì…es estar pendiente, es estar en silencio..porque cualquier crujido puede espantarlas, es pasar frìo o mucho calor, es estar en la incomodidad…mira tù, que todo eso me lo imagino! de manera que al ver despuès las fotografìas, analizarlas con calma, yo creo que recièn te sientes premiado. Por eso te felicito.
    Besos

    Me gusta

  4. cachiporras dice:

    Los trabajos de fotografia de Naturaleza son como tu explicas, Largos, pacientes y repetitivos. Menos mal que nos los resumews en varias fotografias. Si los visionantes tuvieramos que tomarlas….., y no lo digo por mi que algo hice durante años…
    Un saludo y muy buen trabajo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s