Hola a todos. Hace unos días volví a Bezas desde una zona espectacular, los Alpes franceses, más concretamente el Valle de Chamonix, coronado por el Mont Blanc, el techo de Europa Occidental con sus 4810 metros de altitud. Allí pasé unos de los mejores días de mi vida y no sólo por el lugar en sí, sino también por la persona que hizo posible ese maravilloso e inolvidable viaje…¡gracias pequeña!

La meteorología durante los días que pasamos por allí fue muy benigna, y a pesar de las temperaturas bajo cero pudimos llegar hasta los 3842 metros de la Aiguille du Midi, el punto culminante del teleférico más vertical del mundo. Desde allí, la vista se pierde sobre las cumbres nevadas de los alpes…

Las vistas del valle eran sobrecogedoras, y es que la diferencia de altitud es de casi 3000 metros…

Pero girando la vista 180 grados observamos la cumbre de los Alpes, el mítico Mont Blanc…

Aquí teneis la cumbre de la Aiguille du Midi, punto desde el que tomé las anteriores fotografías…

Y desde ese punto, los más osados, ataviados con esquis, piolets y demás material de montaña se lanzaban ladera abajo hasta llegar al glaciar más largo de Francia que os enseñaré un poco más abajo… tal experiencia la dejaremos para otra ocasión…

Pero esta montaña no fue la única hasta la que ascendimos en teleférico, la cima de la Aiguille des Grands Montets a 3300 metros fue el siguiente destino. Desde allí, la vista del Mont Blanc con el valle de Chamonix a sus pies era espectacular, para que os hagais una idea de la grandeza del lugar, el desnivel entre un punto y otro es de casi 4000 metros…

Girando la vista a la izquierda, desde ese punto también se podía disfrutar del magnífico glaciar de Argentiere…

No sólo en la cumbres la nieve y el hielo eran los protagonistas, en lo más hondo del valle, todo se cubría por un gran manto de nieve, y el frío era si cabe más intenso que en los altos debido a la inversión térmica favorecida por las altas presiones

Otro lugar de visita obligada era el glaciar de la Mer de Glace, que con sus 7 km es el más largo de Francia. Un tren cremallera sube hasta más de 1900 metros dejándote en un punto en el que la vista sobre el glaciar impresiona…

Aunque no sólo el glaciar se merecía unas fotos, los picos cercanos también se prestaban a ser retratados…

Y si desde el exterior, el glaciar impresiona, desde dentro no lo hace menos, y es que cada invierno se excaba un tunel en el hielo para poder disfrutar de una maravilla así al máximo…

En definitiva, una zona espectacular que bien se merece volver en otra época para realizar más y mejores fotografías.

Saludos

Un comentario »

  1. Gabriela dice:

    ¡Que maravilla de viaje has hecho!

    Cada fotografía es una maravilla por sí sola, y gracias por compartirlas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s